Seis productos básicos que no pueden faltarte para tener una piel radiante y sana

El rostro es nuestra carta de presentación. Digan lo que digan, lo primero en lo que se fija una persona al conocer a otra no es en sus zapatos, sino en su cara. La llevamos siempre al descubierto, claro, y es por esto que la piel del rostro puede sufrir más que la de otras partes de nuestro cuerpo. Debemos cuidarla lo mejor que podamos y por este motivo hoy vamos a hablarte de seis productos imprescindibles para una piel radiante y sana.

Es importante mantener una buena rutina de limpieza de la piel utilizando los mejores productos de los que dispongamos. La piel del rostro soporta las inclemencias del tiempo más que el resto de nuestro cuerpo y es, posiblemente, la parte de él a la que más importancia le damos ya que siempre es visible. Pero si eres todavía joven o nunca te has interesado demasiado por la cosmética, quizá no tengas muy claro lo que andas buscando en tus productos de cuidado facial.

Lo más importante, como siempre decimos, es conocer tu tipo de piel para comprar así los productos más adecuados. Ya sabes que existen básicamente cuatro categorías (mixta, normal, grasa y sensible), las cuales son fáciles de identificar, aunque si necesitas ayuda siempre puedes preguntarle a tu dermatólogo o al dependiente o dependienta de una tienda de cosmética. Puedes comprobar la utilidad de un producto para tu piel utilizando una muestra de prueba, así si no quedas muy convencida puedes probar otro sin haberte gastado el dinero en algo que no utilizarás. Respecto al precio, es cierto que en el caso del cuidado de la piel, y en general de la salud, sí que es recomendable invertir en marcas de calidad, pero esto puede salirte bastante barato si echas un ojo a estas ofertas.

¿Cuáles son los productos, entonces?

Gel limpiador o crema. No es muy recomendable utilizar el mismo jabón que utilizamos para las manos o el cuerpo en la cara, ya que la piel del rostro tiene otras necesidades y es más sensible, por lo que podría verse afectada por los detergentes, fragancias y el pH más alto de estos jabones. Es imprescindible lavarse el rostro por la mañana, para retirar las secreciones que la piel expulsa durante la regeneración que tiene lugar durante el sueño, y por la noche, para favorecer esta misma regeneración.

Exfoliante. Si quieres limpiar la piel en profundidad y eliminar las células muertas debes utilizar un exfoliante. La acumulación de estas células muertas de la piel puede obstaculizar la regeneración cutánea; al retirarlas estaremos drenando y eliminando impurezas y toxinas, además se unificará el tono de la piel, se reactivará la circulación y se eliminará el exceso de sebo. Conviene realizar una exfoliación una vez a la semana.

Contorno de ojos. La piel que rodea a los ojos es mucho más fina que la del resto del rostro. Esto hace que tienda a la sequedad y que sufra mucho más los procesos de envejecimiento y acumulación de toxinas, dándonos el aspecto cansado que tan poco nos gusta. Se recomienda empezar a utilizarlo a partir de los 20, para mantener la piel de los ojos hidratada y bonita.

Protector solar. Aunque quizá la forma más sencilla y barata de escapar al cáncer de piel y al envejecimiento prematuro podría ser esconderse en las tinieblas, esto no es tampoco recomendable. El ser humano necesita de la luz del sol para que el cuerpo funcione con normalidad (ayuda a fijar el calcio en los huesos, a la absorción de las vitaminas, etc.), de modo que lo que debemos hacer es protegerlo con fotoprotectores que cubran contra los rayos UVA y UVB.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *