Mima tu cabello en verano

¡Llega el verano, y con él las piscinas, las playas y las siestas al sol! Por mucho que nos encante el verano, lo cierto es que nuestro pelo es uno de los mayores afectados por el calor, la humedad, el cloro y la sal, que pueden resecarlo, volverlo más quebradizo y hacer que pierda fuerza y brillo. Es por lo tanto necesario saber qué cuidados especiales brindarle con la llegada del buen tiempo para mantenerlo sano y bonito.

Para comenzar hemos de recordarte que en verano es imprescindible intentar no maltratar al pelo más de lo que el ambiente ya va a hacerlo. Es decir, evitar los tintes y decoloraciones en la medida de lo posible (si quieres un cambio de look, intenta esperar al otoño o trata de hacerlo un mes antes de que empiece el verano) y tratar de no exponerlo a más CALOR, con secadores, planchas y tenazas.

El pelo en verano se deshidrata y se seca, se abren las puntas… Por eso es una buena práctica acudir a la peluquería tanto antes del verano como una vez que este haya terminado. En ambos casos sanearemos las puntas cortando un mínimo de 5 cm. y pediremos un tratamiento fortificante y ultra hidratante. Pregunta a tu peluquera en qué estado considera que se encuentra tu pelo y cuál tratamiento sería el más adecuado.

Por supuesto, ya que está más expuesto a las inclemencias del tiempo, es muy recomendable que utilices mascarillas, si es que no lo tienes ya por costumbre, al menos una vez a la semana. Puedes comprarlas ya hechas o prepararlas en casa, con ingredientes tales como aguacate, yogur, aceite de oliva o incluso huevo, ya que son muy fáciles de hacer.

La mejor forma de proteger tu cabello es utilizar un protector solar capilar adecuado. Los hay en spray, en forma de loción o de mascarilla, siendo los primeros los más fáciles de aplicar. Busca un protector capilar que además de activos protectores anti UVA y UVB contengan activos hidratantes como la glicerina y activos nutritivos como aceite de coco o keratina, y evita los productos a base de siliconas y con alcohol. Si esto te parece demasiado gasto, siempre puedes utilizar accesorios de moda geniales como pamelas, pañuelos, bandas y sombreros que lo protegerán de los efectos del sol y con los que lucirás encantadora.

Y hablando de looks veraniegos, ¿sabías que el cuero cabelludo también puede quemarse? Por ello es importante evitar la raya a la hora de tomar el sol, ya que una quemadura en esta parte del cuerpo es tan dolorosa como en cualquier otra y puede ser causa de melanoma. Trata de peinar el cabello hacia atrás o busca peinados en los que la raya no quede muy marcada. Una buena opción son las trenzas, los moños y las coletas, que, aunque no te lo creas, protegerán también tu pelo y evitarán enredos indeseables y pelos por todos lados, aunque no podemos negar que lo más útil en este último caso es llevar un gorro de baño. Quizá sea un poco antiestético pero es de lo mejor que hay a la hora de proteger el cabello del cloro y la sal.

Y por último, ¿qué dicen los expertos sobre la frecuencia de lavado del pelo en verano, los productos que debemos utilizar y cómo hacerlo? Bueno, hay diversidad de opiniones. Hay quienes opinan que lavarse el pelo antes de ir a la piscina o la playa hará que el champú elimine las grasas naturales del pelo que actúan como barrera ante la sal y los productos químicos de las piscinas, sin embargo también hay quien afirma que el sudor, la grasa, la laca y las gominas perjudican gravemente el cuero cabelludo cuando se combina con la exposición al sol, potenciando incluso la caída del cabello, por lo que recomiendan mantener el pelo limpio antes de ir a la playa o la piscina. Quizá un término medio entre ambas afirmaciones sería lavarse el pelo la noche de antes a la excursión a la playa, por ejemplo. Recomiendan también los expertos el entrar en el agua (ya sea salada o clorada) tras haberse mojado el pelo en la ducha, ya que la humedad impide una gran absorción de cloro y sal. Por otra parte, si no consientes en no lavarte el pelo todos los días, prueba con los champús en seco o lávate el pelo usando solo champú en el cuero cabelludo, así todo el pelo queda limpio pero las puntas no se resecarán tanto.

Para finalizar, durante estos meses de más calor olvídate del cepillo en favor de un peine de púas gordas, menos dañino para el pelo que se muestra más quebradizo y débil cuando está mojado.

Esperamos que estos consejos te ayuden a mantener tu cabellera sana y cuidada hasta el final del verano. ¿Qué otros consejos sobre cuidado del cabello en verano conoces?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *